Historias

Descubriendo texturas y mucho más

Los niños se quitaron los zapatos en el salón y caminaron hacia el parque en busca de una aventura más. El camino no fue fácil, entre pequeñas piedras y algunas plantas algo mojadas, ellos experimentaban múltiples sensaciones con sus pies, pero esto era solo el principio, pues cuando llegaron al chiminango (árbol emblemático de nuestro Jardín Sol Naciente) los aguardaba una sorpresa.

Todo estaba dispuesto para que los niños vivieran una experiencia con texturas (gel con anilina), las profes previamente habían ambientado el lugar: un plástico colorido sobre el césped y el gel sobre él. Los niños se sentaron alrededor del plástico y en sus rostros era evidente la pregunta: ¿Qué hacemos? Las profes aguardaron un momento para ver su reacción y luego de un momento les invitaron a entrar.

Los niños se quedaron inmóviles, ninguno se atrevía a dar el primer paso. La profe Manuela decidió entonces mostrarles cómo podrían hacerlo: caminó sobre el gel, movió sus dedos y con sus manos apretó la sustancia, luego de unos segundos, extendió su mano para invitar a algún niño a entrar.

Pese a no estar muy convencido, Tomás sostuvo la mano de la profe Manuela y se aventuró a dar  unos pasos con ayuda de ella, su rostro era de incertidumbre y solo estuvo allí algunos minutos. La siguiente fue Gabriela, ella al parecer experimentó algo más agradable, caminó un poco y luego verificó el color de sus pies.

Al ver la situación, Maximiliano decidió entrar sin ayuda de nadie y ver de qué se trataba el asunto. Dio unos pasos sobre esta textura extraña y de su rostro brotaba una pequeña sonrisa, era una señal espontánea de que era divertido, la profe Manuela le cubrió los pies con la sustancia y él solo miraba intentando entender, qué era. No bastó mucho para que Maximiliano se sintiera muy cómodo en el lugar y viviera al máximo esta experiencia sensoperceptiva. Él compartió con la profe todas las ocurrencias que se le venían a la mente; jugó, apretó y lanzó el gel; luego, invitó a uno de sus compañeros para que no le temiera a lo desconocido, pues él, ya había comprobado que no pasaba nada si lo intentaba.

 
GABRIELA


TOMÁS


IMG_20180131_093417